La importancia de las habilidades y estrategias de lectura en la universidad

Reflexión a partir del texto de Yolanda Argudín.

Como parte de nuestra educación basada en el modelo tradicional, las estrategias de lectura utilizadas por la gran mayoría ha sido además de mecánica y memorística, realizada de forma intuitiva y con tendencia al fracaso, tal y como plantea la autora. Nos preguntamos porque a nuestros estudiantes no les gusta leer, porque no logran la comprensión del texto y mucho menos aplicarlo en una propuesta adecuada e innovadora.

El poco uso de estrategias de lectura que promuevan la interpretación y la creación de nuevas y renovadas ideas, y sobre todo, la búsqueda de un objetivo con el trabajo de lectura, son parte de esta situación, pues no basta la descodificación, ni la teoría matemática de la comunicación que expone Claude Shannon basada en la transmisión.

He podido darme cuenta que existen diversas estrategias que se pueden utilizar para conseguir la mejor comprensión de los textos; estas, deben introducirse de forma paulatina pero sistemática a las aulas de la educación superior, de forma que se puedan enraizar estos ejercicios como parte de las habilidades de los estudiantes universitarios.

Como docentes, urge además un cambio de mentalidad en los docentes, es decir, el desaprendizaje y reaprendizaje, así como disposición de adaptar nuestros materiales  de trabajo y actividades de aprendizaje, hacia una formación y evaluación con énfasis en el análisis,  interpretación y creación de pensamiento crítico.

Entre las estrategias más utilizadas por mi parte para los grupos de estudiantes de arquitectura están el subrayado, la idea principal e ideas secundarias, la analogía y el parafraseo. Observo que las actividades de prelectura forman parte de las estrategias de lectura comprensiva, mecanismo que nunca he utilizado como parte del proceso. Otro elemento importante a destacar es el uso de notas al margen del texto, utilizadas de forma irreflexiva y por ende poco adecuada, no lograba su objetivo de reforzar la lectura a través de la escritura, pues tampoco entendía el subrayado bajo este enfoque.

 En cuanto a los niveles de comprensión y su aplicación, consideraba el nivel literal como muy poco útil, enfatizando más en el de interpretación; me es entonces muy ilustrativo que estos niveles son complementarios para una lectura significativa, que tienen su momento, sus pasos y sus resultados, todos dirigidos al fin de la lectura comprensiva.

 Reflexionando sobre las actividades de lectura en las asignaturas que he impartido, me pregunto si el hecho de “asignar” las lecturas a través de un listado o de bibliografía básica, pudiera limitar al estudiante a ser un sujeto activo en su proceso de aprendizaje, pues no se plantea un objetivo de lectura, no discrimina y selecciona el material a leer.

Finalmente, me encuentro muy motivada de mejorar mis propias estrategias de lectura comprensiva, de forma que pueda desempeñar de manera más adecuada mi labor docente y como facilitadora de un proceso cada vez más autónomo y autoregulado por cada estudiante. Espero por ende, conseguir dar pasos adelantes para alejarme de ese “analfabetismo funcional”.

Acerca de vmora

Arquitecta, Master en Gestion Urbana y Vulnerablidad Saocial. Docente carrera de Arquitectura en la UCA. Miembro de Asamblea General de la Fundacion Prodel.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Protected by WP Anti Spam