Oir para ver

Silvio Sirias Duarte

radioLa radio es el medio de comunicación por excelencia en Nicaragua. Muchos y muchas han pasado por ella y los ha convertido en inmortales. Otros siguen viviendo a la par de este medio de comunicación que sigue siendo la reina de la casa.

La historia de la radio en Nicaragua se remonta a los años treinta. Desde aquella época hasta la actualidad ha cambiado mucho. Primero fue la onda corta, luego la amplitud modulada, después la frecuencia modulada y ahora está en internet.

Los tiempos han cambiado y la calidad del sonido también, pero lo que no ha cambiado es su capacidad de llevar mensajes a la población. La radio nos ha hecho reír, nos ha hecho llorar. Nos hace vibrar el alma. ¿Quién no se ha enamorado escuchando una melodiosa canción a través de la radio?
Otros nos hemos informado de los últimos acontecimientos de la vida política y social de Nicaragua. Hechos trascendentales han sido transmitidos por este medio de comunicación: terremotos, maremotos, guerras, erupciones de volcanes, elecciones presidenciales y más.
Nicaragua vibra con la radio. Nos educa, nos entretiene y nos informa. Como dejarla abandonada, si es el medio de comunicación de las mayorías.

Y cómo no va seguir viviendo si nos construye imágenes auditivas a través del espacio y nos transporta a lugares.

La Radio nos alimenta el pensamiento y hace que nos traslademos al lugar más llamativo que construyamos. Podemos viajar a través de las palabras.
Podemos irnos y sentir las olas azules y saladas del mar. Probar un maduro frito con un pedazo de cuajada fresca, acompañado de un tiste helado.

¡Que ricooooo! Así es la radio. Simplemente sensacional.

Acerca de Silvio Sirias Duarte

Msc. Comunicaciòn Y Preiodismo. Docente del àrea de Radio del Departamento de Ciencias de la Comunicaciòn de la Universidad Centroamericana UCA, Managua Nicaragua.
Esta entrada fue publicada en La Radio. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Oir para ver

  1. nerygarcia dijo:

    Definitivamente la radio juega un rol importante en la vida de los seres humanos, a como decís educa, entretiene e informa, sin embargo — aunque no quisiéramos — también juega roles contrarios a esa premisa. Y no se trata de la radio en su esencia, sino de quienes estamos detrás. Ejemplos claros son los radionoticieros que ocupan ese espacio para teñir de sangre nuestros oídos y nuestra imaginación en un sin sentido. ¡Gracias por tu aporte Silvio!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Protected by WP Anti Spam