La ética en la investigación

bomba atómicaLa investigación científica casi nunca ocurre de forma independiente. Muchas investigaciones  requieren interactuar con personas, grupos o instituciones. Estas interacciones enfrentan al investigador con situaciones éticas, políticas, legales y morales. Por lo tanto, un código de ética es importante para asegurar el bienestar del investigador y de las personas involucradas en el estudio.

Más información

LA ÉTICA EN LA INVESTIGACIÓN

LA INVESTIGACIÓN INVOLUCRA SERES HUMANOS.

La investigación en las ciencias médicas y sociales involucra seres humanos como participantes en experimentos, encuestas, entrevistas y estudios cualitativos.

Incluso, a veces son coinvestigadores (por ejemplo, la investigación-acción participante o participativa). Aun cuando se revisan registros escolares, cartas y materiales audiovisuales, se involucra a personas, las cuales tienen derechos como sujetos de un estudio. Por ello, los aspectos éticos son relevantes. A continuación mencionaremos brevemente algunas cuestiones éticas en la investigación.

Respeto a los derechos de los participantes.

De acuerdo con los Principios éticos y el Código de conducta de la American Psychological  Association (2003), los participantes en una investigación tienen los siguientes derechos:

• Estar informados del propósito de la investigación, el uso que se hará de los resultados de la misma y las consecuencias que puede tener en sus vidas.

• Negarse a participar en el estudio y abandonarlo en cualquier momento que así lo consideren conveniente, así como negarse a proporcionar información.

• Cuando se utiliza información suministrada por ellos o que involucra cuestiones individuales, su anonimato debe ser garantizado y observado por el investigador (por ejemplo, podemos usar datos de un censo sin tener que pedir la aprobación de toda la población incluida, pero estos datos no son individuales ni personales).

Adicionalmente mencionaremos que es conveniente que los participantes reciban “algo” en reciprocidad de su involucramiento en un estudio Por ejemplo, capacitación, información, un regalo, ayuda de algún tipo (como una terapia, soporte emocional después de que el estudio concluyó, una consulta médica, consejos, en otros), recursos económicos (aunque como señala Creswell (2005), este financiamiento no debe ser excesivo), un reconocimiento (un diploma, una carta) o al menos, un agradecimiento particularizado. Asimismo, es sumamente importante que conozcan los resultados finales de la investigación (asunto que en los estudios cualitativos es necesario para la calidad de los mismos).

Wiersma y Jurs (2005) identifican dos aspectos relacionados con tales derechos:

• Consentimiento o aprobación de la participación. Además de conocer su papel en una investigación específica, es necesario que los participantes proporcionen el consentimiento explícito acerca de su colaboración (preferentemente por escrito, en especial en estudios cualitativos). Las formas de aprobación deben adaptarse a los requerimientos legales de la localidad donde se lleve a cabo la investigación (en varios países no existe todavía una regulación en la materia, entonces debemos explicitar en el documento algo así como: Nombre de la persona__________________, consiento o apruebo participar en el estudio –nombre de éste–, de manera voluntaria y en el pleno uso de mis facultades físicas y mentales…). En el caso de menores de edad se requiere el consentimiento de los padres de familia (por escrito) y de los niños o jóvenes participantes. Si además, se involucra a una o varias instituciones, se requiere también de la aprobación de un representante legal de éstas (por ejemplo, en escuelas, empresas, asociaciones, centros deportivos o comerciales). A veces, por cuestiones de tiempo, podemos tener una sola forma con la leyenda o frase de aprobación y espacios para que cada participante la firme (formato colectivo). Esto es muy común en encuestas. De igual forma, en una parte del cuestionario se puede agregar un breve mensaje: “El responder a este cuestionario implica su aprobación para participar en el presente estudio”. El consentimiento depende de qué tan efectivos seamos al presentar los objetivos de la investigación.

Asimismo, si vamos a grabar a los participantes (audio y video), ellos deben autorizar tal acción.

• Confidencialidad y anonimato. Se refiere a que no se revele la identidad de los participantes ni se indique de quiénes fueron obtenidos los datos (por ejemplo, en un estudio del clima organizacional que revela aspectos delicados de una empresa como la moral interna y la motivación, no resulta conveniente señalar el nombre de la organización, salvo que así lo soliciten la directiva y los representantes de los trabajadores). En el caso de una investigación cualitativa donde se revelan sentimientos profundos, la confidencialidad debe ser absoluta ya que es una promesa que se cumple a los participantes.

En una ocasión, los autores efectuamos un estudio de clima laboral y los directivos quisieron que les proporcionáramos los nombres de quienes habían evaluado desfavorablemente a la empresa, por supuesto, la negativa a tal petición fue rotunda, lo que significó la renuncia inmediata y sin concesiones. Traicionar la confianza de los participantes es una seria violación a los principios de la ética y la moral. Inaceptable.

En el caso de los materiales de audio y video, éstos nunca podrán ser mostrados a personas ajenas al equipo de investigación, cuyos miembros se comprometen por escrito a nunca revelar la identidad de los participantes ni enseñar los materiales. Se deben guardar en un lugar seguro y destruirse en un tiempo razonable. Los participantes deben decidir cuándo eliminarse.

Otro elemento importante es el respeto a la privacidad de los participantes, no podemos entrometernos en las vidas de las personas. Cuando se filma abiertamente (por ejemplo, en un parque o un centro comercial), por lo regular las conductas de las personas son públicas (observadas por otros) y no es una situación crítica (de hecho, las cámaras de seguridad graban de forma permanente el comportamiento de las personas que transitan por el lugar), pero dentro de un hogar, en una escuela o un hospital, debemos obtener la autorización de los gatekeepers y de los participantes, quienes al principio estarán conscientes del hecho, pero paulatinamente se olvidarán de éste.

El investigador o investigadora está obligado a proteger a los participantes de riesgos, daños y amenazas que pudieran afrontar ellos y el equipo de investigación. Cualquier cuestión que los pueda dañar física y/o mentalmente, de manera irreversible o aún reversible, debe eliminarse. Un ejemplo, ocurrió hace poco tiempo a uno de los autores. Un grupo de investigadores realizó un estudio en una prisión para evaluar los factores que contribuyen a la readaptación positiva de los reos a la sociedad. En la investigación participaron estudiantes. Cuando concluyó la etapa exploratoria, uno de los investigadores les pidió a los alumnos que obtuvieran información sobre la corrupción dentro de la cárcel. Lo cual significa poner en un severo riesgo a los jóvenes y resulta inadmisible. Se impidió que tal situación se presentara, pues si al investigador le interesa el fenómeno de la corrupción, él mismo debe investigarlo bajo su propio riesgo.

Una cuestión debatida sobre las amenazas potenciales a participantes ocurre frecuentemente en la Medicina, pues siempre hay una primera persona que se expone a un nuevo tratamiento o medicamento y corre un riesgo elevado. Tal fue el caso de una niña bebé (Eileen Saxon y sus padres), quien en 1944 debió someterse en el hospital Johns Hopkins a una operación innovadora para su época y que la comunidad médica de ese entonces, en su mayoría, concebía como algo casi imposible. La cirugía implicó el ensamblar de una arteria que se dirigía al corazón a una arteria que conducía a los pulmones, en una tentativa de dar a la sangre una segunda ocasión para su oxigenación. Esta primera operación del “bebé azul” vino a ser conocida como la desviación de Blalock-Taussig. La intervención quirúrgica era parte de una investigación. El dilema para el médico

cirujano-investigador y su asistente (doctor Alfred Blalock y la señora Vivien

Thomas, respectivamente) fue que para continuar el estudio y salvar muchas vidas, se necesitaba efectuar la cirugía, que evidentemente colocaba en riesgo a la pequeña participante. ¿Qué hacer en estos casos? La respuesta es compleja. En el ejemplo todo resultó bien y la bebé (cuya esperanza de vida era de unos meses), salió exitosa de la operación. Pero no siempre ocurre así, por ello, el doctor

Roberto Hernández Galicia recomienda que en estos casos deben agotarse todas las demás posibilidades antes de seguir adelante, minimizarse los riesgos, experimentar con animales (con el debido cuidado y observancia de las leyes de protección a éstos) hasta que los procedimientos sean asegurados y evitar que sea el ego del investigador quien “guíe” las decisiones.

Respeto al lugar donde se efectúan las investigaciones.

El contexto en el cual se conducen las investigaciones debe ser respetado. Primero, obteniendo los debidos permisos para acceder al lugar de parte de personas autorizadas (gatekeepers). Segundo, al observar y cumplir con las reglas del sitio y recordar que somos “invitados”, por lo cual tenemos la obligación de ser amables, cooperativos, cordiales y respetuosos de las personas, sus creencias y costumbres.

Otros asuntos éticos.

Cuando se recolectan opiniones, especialmente en un estudio cualitativo, debemos intentar incluir todas las voces y puntos de vista de los diferentes actores y grupos sociales. No podemos marginar a ciertas personas.

Asimismo, en la investigación no tienen cabida el racismo o la discriminación.

Todos los participantes, de cualquiera de los dos géneros, niveles socioeconómicos y orígenes étnicos son igualmente importantes y merecen el mismo respeto. Por otro lado, es necesario que seamos sensibles a la cultura de los participantes.

Finalmente, los resultados deben reportarse con honestidad (sin importar cuáles hayan sido) y es fundamental reconocer las limitaciones de la investigación y las nuestras propias.

Tomado de:

Hernández Sampieri, R., Fernández Collado, C., Batista, P. (2006) Metodología de la Investigación. 4ed. McGraw-Hill. México

3 pensamientos en “La ética en la investigación

  1. urias

    la etica nos enseña a como realizar una investigacion de dicho tema siempre y cuando respetemos las ideas de cada quien

  2. Evert David Saenz Echaverry

    Me gusto mucho ya que aprendí algo que ignoraba como lo es el daño que yo puedo causar a terceras personas al no respetar sus opiniones y derechos de autor. Pienso que la ética en la investigación es muy importante ya que nos ayuda a ser honestos a la hora de investigar y entregar un trabajo.

  3. francis ampie

    la informacion sobre la etica de la investigacion me parecio muy importante por que nos enseña como tener el sumo cuidado al realizar la investigacion de x o y empresa u organizacion siempre y cuando tengamos un objetivo a persivir y cuidemos de la moral interna de la intitución y la confidencialildad de los participantes en la entrevista. al efectuar dicha informacion debemos de minimizar los riezgo y rializarla con mucho ego o sea con valentia y seguridad para tener una investigacion cuantitativa y culitativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*