Lectura complementaria del mes

CONVERSACIÓN: Ignacio de Loyola, por su origen y familia, no fue un conversador nato, sino que se hizo tal por convicción apostólica. Resulta por lo menos paradójico el hecho de que un hombre que pensó alguna vez en hacerse cartujo para no hablar con nadie, para alcanzar una santidad silenciosa y solitaria, diera un giro de ciento ochenta grados para acabar fundando una Orden eminentemente social, cuya misión es precisamente hablar de Dios con todos los prójimos, sin otra limitación que hacerlo siempre a mayor gloria de Dios.

Ponemos a disposiciónla lectura complementaria del tema del mes:  Lectura complementaria del mes

Esta entrada fue publicada en Lecturas Complementarias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Protected by WP Anti Spam