Una dosis de Villoro y Millas

Juan Villoro/ Internet

Desde hace unos seis años el mexicano Juan Villoro se ha convertido en uno de mis escritores favoritos. Reconozco que no he leído gran cosa de él, en parte porque tampoco tengo tanto presupuesto para comprar todos sus libros, y también porque sus obras acá no vienen con la facilidad con la que cruza la frontera Dan Brown.

Aparte de sus textos en diarios y revistas, he leído sus libros de crónicas Los 11 de la tribu y Dios es redondo, y con eso me ha bastado para incluirlo en mi santoral de autores. Para quienes amamos el fútbol, Dios es redondo debería ser de uso frecuente, como el evangelio según San Juan para un pastor evangélico. Fútbol y literatura en una sola liturgia.

El pasado jueves 28 de enero, Villoro fue declarado ganador del Premio Internacional de Periodismo Rey de España, en la categoría del galardón Iberoamericano, por su reportaje La alfombra roja, el imperio del narcotráfico, publicado en febrero del 2009 en El Periódico de Catalunya.

“El trabajo del escritor mexicano aborda la llamada ‘narcocultura’ en México y de ello, el jurado destacó las perspectivas ‘múltiples (plásticas, musicales, literarias, políticas y sociológicas) para analizar el fenómeno del narcotráfico'”, publicó ese día el diario El Universal, de México.

Juan Jose Millas/Internet

Ese mismo 28 galardonaron a otro grande, el escritor español Juan José Millas, con el premio “Don Quijote de Periodismo”, patrocinando por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, por un artículo publicado en la revista Interviú cuyo título es Un adverbio se le ocurre a cualquiera.

Acá les dejo el artículo, genial como siempre.

Un adverbio se le ocurre a cualquiera.

…Y Afrodita la diosa del peinado afro

Apolo y Dafne/ Internet

En conversaciones de pasillo con varios profesores, a más de uno he escuchado decir que le encanta el tema de enseñar, pero que la parte menos atractiva es la revisión de exámenes y trabajos.

Tienen mucha razón los colegas. Es jodido invertir un fin de semana de tu vida (o una noche de día de semana, para no ser tan puntual) a la revisión de trabajos, y peor si encima tenés más de 45 estudiantes por grupo.

Sigue leyendo

Y dale con el amor…

Miguel Molina/ EL NUEVO DIARIO

Gabriela Alejandra Hernandez/MIGUEL MOLINA/EL NUEVO DIARIO

Yo sé que es difícil poner un titular a una nota informativa. Cuesta. No hay academia que enseñe ese arte de leer un texto y ponerle ese sombrero, la frase exacta con el que aparecerá publicado al día siguiente o la misma tarde en un sitio web, y que determinará si merece ser leído o no.

Para los que hemos trabajado en EL NUEVO DIARIO nos quedó para el recuerdo la facilidad con la que el maestro Ernesto Aburto, ya jubilado del diario pero no del oficio, leía un lead, le daba un sorbo a su eterno cigarro, expulsaba el humo hacia el cielo raso, y soltaba un “ya tengo el título pequeño”, mientras el redactor (nos llamaba “pequeños”) se peleaba con el teclado para parir un texto más o menos decente.

Sigue leyendo

¿Escribimos para quién?

Hay una vieja frase en el periodismo que resume en 16 palabras lo que debe ser el periodismo: “Periodismo es gente que le dice a la gente lo que le pasa a la gente”.  La dijo dos décadas atrás Eugenio Scalfari, director fundador del diario La Repubblica, de Italia, ante un grupo de estudiantes del máster de Periodismo de EL PAÍS y la Universidad Autónoma de Madrid.

En otras palabras, se trata de contar lo que pasa en un determinado lugar, a un determinado número de personas, de la manera más sencilla posible para que, como nos decía un profesor de periodismo escrito en la UCA, “nos entienda hasta nuestra abuelita”.

Pero cada día nos encontramos en nuestros diarios (léase LA PRENSA, EL NUEVO DIARIO y HOY) titulares de este tipo Aplican Ley del Talión, sin siquiera explicar qué es esa dichosa ley. Es más, la bendita ley no aparece por ningún lado, como si todos los lectores fuesen versados en los  castigos que se aplicaban en la antiguedad.

¿Quién edita eso? Se supone que esos textos pasan por un filtro pero bueno, no se puede esperar mucho de la misma persona que deja pasar frases del tipo “Los campesinos le dieron muerte a dos sujetos”, cuando es más fácil decir que los mataron.

En fin, les dejo este link, para que leamos a alguien que sí sabe lo que es el periodismo del bueno.

También es mi primera vez

Ya no recuerdo cuando fue que leí que al día nacen miles de blogs, y otro tanto muere con esa misma velocidad. A muchos los mueve la moda y el estar “in” con las tecnologías aunque luego ya no tengan nada que contar y se limiten a colgar fotos y releer sus entradas antiguas.

De hecho, ni sé si es estar “actualizado” el tener un blog, para los fines que sean.

Desde que supe de ellos (me aficioné en el 2004 cuando un amigo argentino, Leo Míndez, me recomendó el blog de Hernán Casciari, un genial escritor coterráneo suyo, www.orsai.es) siempre quise tener uno; para mi eran como esos juguetes que de chavalo vemos en las manos del vecino y sólo los miramos pasar con una cara de resignación y haciendo “cucharita” por no tener uno igual.

Vaya a saber que, si el tiempo, la indisciplina o la falta de confianza, nunca me animé a meterme a este mundo. Hasta ahora que trato de vencer mi déficit con las nuevas tecnologías, trato de no seguir siendo un analfabeta funcional, y me uno a esta red para compartir ideas y darle rienda suelta a las ganas que siempre he tenido por escribir; por mostrar en el papel (o en la pantalla pues) mis pensamientos en voz alta.

Espero nos veamos seguido.