6. Gestión educativa al servicio de la calidad y la equidad

Las reformas educativas han puesto especial énfasis en la descentralización de los sistemas educativos como una fórmula que, además de conseguir una mayor eficiencia en la inversión de los recursos, facilitaría una gestión autónoma de los centros, ayudaría a las familias a comprometerse más con la educación de sus hijos, a los docentes a trabajar con mayor autonomía y eficacia y a las autoridades locales a gestionar mejor los recursos. En la mayoría de los casos, el fracaso de la política no ha estado en sus objetivos, que siguen siendo válidos y deseables. Lo que ha fallado es su ejecución, en la que han prevalecido criterios e intereses de tipo administrativo-financiero y de poder político sobre aspectos pedagógicos.

Continue reading

5. Financiamiento público suficiente

Aunque el financiamiento de la educación ha venido aumentando en todos los países de la región, todavía no se destinan recursos suficientes para atender el derecho a una educación gratuita y decalidad. Se está lejos del 6% que invierten los países desarrollados. Las enormes diferencias en los presupuestos entre países revelan la mayor o menor prioridad que dan los gobiernos a la educación. En varios casos, el servicio de la deuda externa supera al presupuesto nacional del sector. A los presupuestos insuficientes se suman las deficiencias en la gestión de los recursos. Con todo, lamayor ineficiencia del gasto público educativo guarda relación con el elevado coste del fracasoescolar.

Continue reading

4. Fortalecimiento de la carrera docente

Para mejorar la calidad docente es preciso fortalecer la carrera, lo que implica atender las condiciones laborales y de vida de los educadores, su formación y su desempeño. Sobre la profesión docente confluyen altas expectativas con una valoración social escasa. En algunos países, los docentes han conquistado derechos y mejoras salariales, en otros predominan los bajos salarios, el empirismo y la lucha gremial. En todos, es necesario que los gobiernos y la sociedad tomen conciencia de la enorme responsabilidad de los educadores y que les valoren en consecuencia.

Continue reading

3. Continuo educativo a lo largo y ancho de la vida

La política educativa debe contemplar aquellas formas educativas que mejor permitan atender, en diversas modalidades y etapas, el desarrollo personal, la formación y la capacitación de los habitantes de un país. Cuando hablamos de continuo educativo nos referimos a un sistema educativo integrado y articulado, que ofrezca oportunidades de educación, formal y no formal, a lo largo y ancho de la vida, que trascienda las instituciones escolares y ligue la educación con los sistemas de producción y empleo, la cultura, las redes sociales, etc. Para asegurar la interrelación del sistema educativo con otros sistemas, es preciso incorporar a los diversos agentes sociales en los procesos de formulación y ejecución de políticas educativas.

Continue reading

2. Calidad educativa integral e incluyente

Una educación de calidad es la que forma la integralidad de una persona potenciando el desarrollo de todas sus dimensiones, la que valora su unicidad individual y su pertenencia sociocultural favoreciendo la construcción y el aprendizaje de conocimientos, actitudes y habilidades; aquella que capacita para mejorar la calidad de vida personal y de la comunidad, incorporando a las personas a la vida del país y comprometiéndolas en la construcción de una sociedad más justa.

Continue reading

1. Acceso, procesos y resultados en condiciones de equidad

En sociedades con grandes diferencias como las nuestras, el sistema educativo no puede conformarse con eliminar las barreras que han impedido, por décadas, el acceso de grandes sectores sociales. La equidad educativa implica hacer un esfuerzo adicional por superar las desigualdades en la calidad de los procesos y en los resultados que se obtienen.

Continue reading

La educación es asunto de toda la sociedad

La educación es un derecho de todas las personas, que debe ser disfrutado en igualdad de condiciones. Además, es un bien público porque su extensión a todos los individuos propicia el desarrollo y beneficia al conjunto de la sociedad. El fortalecimiento de la democracia, el aumento de la productividad económica y un modelo de desarrollo humano y sostenible tienen en la educación de las mayorías su principal apoyo y condición. Si el derecho a una educación de calidad sólo está al alcance de una parte de la población, como hoy sucede, el bien público deja de ser tal y lejos de generar inclusión y desarrollo, produce desintegración social.

El sentido de bien público de la educación conlleva el carácter público del servicio. Educación pública es la que está al servicio del bien común, que no se maneja por la lógica del mercado, que es universal, gratuita, abierta a todos y todas sin limitaciones de tipo económico, racial, religioso o de cualquier naturaleza, y que asegura la igualdad de oportunidades, en especial para los que más lo necesitan. La educación pública no tiene porqué identificarse con educación oficial en contraposición a la educación privada. Lo público puede ser gestionado por otros actores sociales que no sean el mismo Estado, bajo su supervisión y con su apoyo.

Continue reading