Desafíos en el proceso educativo de los nativos digitales

By | 6 marzo 2015

El panorama educativo suele considerar que los jóvenes dominan por naturaleza las tecnologías de la información, aprovechándolas para fines académicos y profesionales. Se les atribuye capacidades para buscar, evaluar y utilizar información de calidad en Internet. Esta conjetura parte de la idea de que las nuevas generaciones, al llevar consigo la etiqueta de nativos digitales, están familiarizados con el manejo de computadoras y teléfonos móviles desde temprana edad, por el simple hecho de haber nacido en una época –las últimas dos décadas del siglo pasado– donde globalmente la tecnología digital estaba bastante desarrollada y al alcance de muchos.

En Nicaragua, la comunidad universitaria no está exenta de este tipo de suposiciones que, más que ocasionar algún bien entre los jóvenes, provoca que las autoridades académicas subestimen posibles vacíos en competencias informacionales, tales como el desconocimiento de fuentes de información certificadas por la comunidad científica y la falta de propiedad al citar textos de otros autores. Por tanto, es un error suponer que las nuevas generaciones dominan las tecnologías de la información, cuando no se ha analizado con detalle la forma en que utilizan las computadoras, los celulares y las tabletas electrónicas para fines académicos.

En lo que concierne a la Universidad Centroamericana (UCA), para valorar el nivel de estas competencias en sus estudiante de pregrado, la Dra. Renata Rodrigues investigó sobre los usos, hábitos y conocimientos básicos para desarrollar tareas de búsqueda, gestión y comunicación de la información académica. Los resultados de este análisis se reflejan el artículo científico Búsqueda, selección y gestión de información académica de los nativos digitales: pocas sorpresas y grandes retos educativos, cuyos resultados señalan que existe una práctica “poco estratégica y reflexiva sobre la búsqueda la búsqueda y documentación de información para fines académicos”, a pesar de que se valore “como muy importante la capacidad de comunicar y difundir la información” (p. 52).

El documento parte del concepto pronunciado por Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios e Instituciones (IFLA, por sus siglas en inglés) para caracterizar la alfabetización informacional: “capacita a la gente de toda clase y condición para buscar, evaluar, utilizar y crear información eficazmente para conseguir sus metas personales, sociales, ocupacionales y educativas” (p. 54). Por lo mismo, la propuesta educativa de la UCA, a través de su Programa Integral para Potenciar las Competencias Informacionales (Compeinfo), agrupa en cuatro categorías los saberes relacionados con esta disciplina: (1) planificar la búsqueda, (2) buscar y evaluar, (3) analizar y procesar, (4) divulgar y difundir la información.

Rodrigues, desde su condición de investigadora y vicerrectora académica de la UCA, sostiene que la universidad enfrenta dos obstáculos fundamentales para el desarrollo de las capacidades mencionadas (p. 52): la poca conciencia entre estudiantes y docentes sobre la importancia del tema, y sobe las limitaciones significativas que presenta al respecto. En términos exactos, obtenidos a través de la aplicación de un cuestionario a 620 estudiantes de la UCA en 2013, el artículo señala el 50% de los encuestados no conoce las estrategias avanzadas de búsqueda de información (uso de operadores booleanos, búsqueda avanzada de información, etc.) y que el 50% afirma que no sabe acceder y usar los catálogos de la Biblioteca José Coronel Urtecho.

Luego de analizar el resultado de los cuestionarios, que contempla desde el acceso a Internet de los estudiantes hasta el conocimiento de una legislación sobre la propiedad intelectual, la autora reconoce grandes oportunidades para solucionar insuficiencias relacionadas, entre otras, a la definición de estrategias de búsqueda de información, el manejo de bases de datos científicas y la selección de información confiable. Es aquí donde interviene el Programa Integral para Potenciar las Competencias Informacionales. Apuntando más allá de las conjeturas peligrosas construidas socialmente, el programa acompaña a los nativos digitales en su profeso de formación. De esta manera, al reconocer las carencias de los jóvenes al respecto, fomenta un empleo eficiente, crítico y ético de las tecnologías de la información y de la comunicación para aplicarse en el desarrollo de tareas y de trabajos personales o colectivos.

Referencia

Rodrigues, R. (2014). Búsqueda, selección y gestión de información académica de los nativos digitales: pocas sorpresas y grandes retos educativos. Digital Education Review. Recuperado de http://revistes.ub.edu/index.php/der/article/view/11580/14440

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Protected by WP Anti Spam