Monthly Archives: noviembre 2014

¿Cómo saber si las fuentes de información electrónica son confiables?

Por Carolina Palacios

Cuando nos corresponde hacer una investigación o búsqueda de alguna información específica para un trabajo, ya sea académico o profesional, nos encontramos con una cantidad de información en internet que no es veraz, productiva o bien sustentada como para ser utilizada para referencia o cita.

Es por ello, que debemos aprender a localizar el origen de nuestras fuentes, que son las que nos generan la información o los recursos para nuestros trabajos. Analizar la información es clave para encontrar contenido de calidad y veracidad.

Algunos criterios importantes sobre qué debemos tomar en cuenta para saber si las fuentes electrónicas encontradas son confiables, serían:

  • Autor: debe figurar el nombre del escritor o nombre de la organización, institución o quien que sea el responsable de la página. Es muy importante saber quién escribió el contenido de la página consultada, si se puede acceder a su contacto, qué competencias desarrolla y si tiene conocimiento en la materia.
  • Fuentes: es relevante ver qué fuentes consultó el autor, si hay una referencia bibliográfica en la que se basó para publicar. Debe figurarse los enlaces a los sitios.
  • Dominio de la página: identificar si se trata de una página educativa o comercial, de una institución u organismo, sin fines de lucro. Por ejemplo: la extensión de dominio: .edu, .ac, .org. gob, .net, .es.
  • País de origen: según la información que deseemos obtener en la búsqueda, es importante conocer de dónde procede el país de origen de la información.
  • Actualización: tomar en cuenta la fecha de actualización y modificación de la página y el contenido.
  • Finalidad u objetivo del sitio web: importante saber a quién va dirigido el contenido y con qué fin, si pretende informar, explicar o vender algún servicio.
  • Organización: el sitio debe estar organizados lógicamente de manera que cada sección de información se relacione con los demás.
  • Estética y diseño: prestar atención al diseño de la página, si es moderno o antiguo, si hay errores de gramática y ortografía. La calidad de los enunciados puede ser un indicador del celo por una redacción más profesional.

En definitiva, debe considerarse que la información encontrada debe ser analizada, discriminada y utilizada según este criterio.